La puerta

En ese día tan lejano,
en esa noche tan bella,
en esa vida tan larga,
hay un camino trazado,
una sombra invade ese camino
y hay un destino
que no es el mío.
En esa mañana fría,
donde el viento y la lluvia reinaban,
una luz me rodeaba.
El cielo se abría a lo lejos
y las nubes me alzaban,
en ese sueño lejano,
en esa vida tan larga,
algo había terminado
y yo no sabía nada.
 
Muñeco viviente
El viento golpeando las hojas,
la lluvia mojando tu cara,
tus ojos mirando al cielo.
Y yo mirando al sol,
de otro mundo, de otro país,
tan lejano está tu rostro,
tan distante está tu voz,
y yo solo quiero llorar.
Porque hoy extraño tu pelo,
tus ojos, tu voz,
tus manos, tu piel.
Tus labios fríos como el hielo,
la risa que nunca escuché,
el beso que nunca me diste,
solo sé que yo te amé.
En ese día nublado,
en esa noche tan fría,
en ese mundo lejano,
estás vos, vida mía.
 
 
Venecia
Un lugar, lleno de misterios,
donde el tiempo parece de piedra y
el reloj no ha de correr,
donde el viento sopla
y los vidrios son de cristal,
donde la vida parece un cuento,
y un cuento la vida es,
donde los pájaros vuelan como aves
y el río corre como el mar,
donde la vida navega sobre el agua
y el agua cubre toda la ciudad.
 
Palabras
Se miraron a los ojos y
en un instante,
el brillo de la cornea
se hundió en el
océano azul de
otros ojos,
todo a su alrededor
desapareció.
Solo había un cuerpo
y los dos mundos
se encontraron
en un viaje
que pareció eterno.
 
El más allá
Es un lugar que existe,
pero son pocos los
que van pero siempre
encuentran una sonrisa,
siempre hay un saludo,
una atención,
una presencia.
La calidez y el orden reinan.
Un lugar donde casi siempre
hace frío y no hay casi nada.
En ese lugar sombrío
un ángel extiende sus alas.
 
El sentimiento
La lluvia invade el cielo,
la arena invade mis pies,
el mar caprichoso con sus olas
se desliza con fuerza.
El viento esparce la lluvia
y el agua llena mi piel,
el frío invade todo mi cuerpo.
Después de la tormenta,
el cielo se aclara;
ahora las nubes
llenan el cielo,
parecían un manto de hielo
era deslumbrante y hermoso.
En la noche el mar estaba negro,
el cielo azul lleno de estrellas,
la espuma esparciéndose sobre
la arena, el cielo reflejándose
en el mar,
la suave brisa del aire,
el movimiento de las hojas
al compás del viento.
La luna se alzaba sobre ese manto
azul y el mar y cielo
se funden en solo uno.
 
El espejo
Como me haces sentir
sobre mi misma,
como si estuvieras
viendo a una estrella
o a una princesa.
Sin importar mi apariencia,
me cuidas y me mimas
todo el tiempo.
Compartís el día conmigo
y las horas se vuelven
interminables.
Tu presencia ilumina mi vida
y no quisiera que
termine el día.
 
Mi mirada
Cuando me miras
a los ojos siento
que mi mundo se
desvanece frente
a ti.
Solo estamos
vos y yo.
Todos mis problemas,
todo lo malo sobre mi
desaparece y me siento
como si me elevaras y
vieras todo lo bueno de mí,
y lo reflejaras en
tu mirada frente a
mis ojos.
Dejaría mi vida
para estar con vos
porque tu mirada
me hace sentir única.
 
La noche
En esa noche despejada,
las nubes se formaron
y nos fundimos en
un día sin fin.
En otra noche oscura,
los relámpagos iluminaban
el cielo.
En el frío de la noche,
el destino nos cruzó y
el cielo estrellado
fue testigo de nuestro amor.

Estos poemas están registrados y protegidos por la ley 11.723 de derechos de autor se prohibe su copia, reproducción total o parcial
.

sitio de intercambio periodístico
Hoy habia 1 visitantes (10 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=